Por qué elegir un facial en el spa

spa en Puebla

Dentro del Spa en Puebla tiene la oportunidad de disfrutar de un facial, las razones para someterse a uno son variadas, cada quien tiene las suyas, desde el deseo de eliminar los puntos negros, sentirse limpios de la cara o simplemente relajarse y ser consentidos.

Acuda a Zendia Beauty Care & Spa, nos encargamos de satisfacer las necesidades personales de nuestros clientes bajo el cuidado de profesionales de la belleza, damos un trato único. Nuestros servicios de calidad y alta tecnología, le brindamos bienestar físico y mental.

Qué pasa en un facial

Si nunca se ha hecho un facial quizá no sepa bien cómo es el proceso, qué es lo que pasa con las herramientas que se usan o se pregunte si es bueno hacerlo con frecuencia. Un facial es un tratamiento para la piel que tiene el objetivo de obtener una limpieza facial en Puebla.

Además de limpiar, también exfolia y nutre la piel, estos elementos ayudan a que la piel esté clara y bien hidratada, incluso puede ser un auxiliar para que la piel luzca más joven. Las encargadas de realizar el procedimiento también pueden brindarle consejos para que tenga las herramientas para cuidar mejor su piel.

De esta manera podrá tener mejores resultados, ya que un tratamiento facial funciona mejor cuando es parte de un programa continuo de cuidado de la piel. Para que los faciales en Puebla sean de calidad y tengan confianza en los resultados, lo mejor es ir con personas capacitadas y que puedan ofrecer un verdadero cuidado de la piel.

Cuáles son los pasos básicos de un facial

Lo primero es una evaluación de su piel, de esta manera podrá determinar qué tipo de facial es el mejor para su rostro, cuál le ofrecerá mejores resultados. Quizá con una limpieza tradicional sea suficiente o probablemente tenga ganas de algo más específico, como una hidratación.

Cada lugar tendrá su propio método, pero por lo general para comenzar habrá que ponerse cómoda, en este sentido, en el Spa en Puebla puede sentirse segura de ponerse cómoda, es decir, es posible que se le dé una bata o solo retirar la parte de arriba de su ropa. En cualquier caso, la encargada le dará espacio para que pueda cambiarse, no sin antes comentarle como es el procedimiento en ese lugar.

Para comenzar el facial, habrá que realizar una limpieza a profundidad, esto puede incluir algodones, toallitas o esponjas o cualquier otro elemento, incluso puede incluir una doble limpieza. Dependerá del tipo de piel si es seca, grasa, mixta, sensible o normal, también si tiene acné, puntos negros, puntos blancos, envejecimiento, daño solar, deshidratación, entre otras condiciones para que se pueda elegir los productos y tratamientos apropiados.

A continuación, es de uso común una máquina especial para producir y dirigir el vapor de manera directa al rostro, se trata de un vapor fino, que no quema. Además de suavizar poros y eliminar puntos negros, también relaja. El objetivo es preparar la piel para el resto del procedimiento.

Otro paso importante es la exfoliación, puede hacerse a través de sustancias mecánicas o químicas. Luego están las extracciones, es decir, eliminar los puntos negros o puntos blancos que están muy penetrados en la piel. Para algunas personas con poca tolerancia al dolor, puede resultar incómodo, mientras que para otras no representa gran problema.

En algunos spas pueden incluir masajes faciales para relajarte y estimular la piel y los músculos faciales. También incluyen mascarillas faciales específicamente destinadas al tipo de piel que se tenga. El masaje incluye zonas alrededor del rostro, como cuero cabelludo o algún otro servicio, si así se desea. De igual forma se incluye la aplicación de distintos tratamientos que pueden ser tónicos, sueros, humectante, protector solar.

Por otro lado, está la duda sobre la frecuencia en que se debe hacer un facial, esto variará en cada persona. De manera general, deberá realizarse una vez al mes, ya que en ese tiempo la piel se regenera. Sin embargo, puede procurar hacerse por lo menos cuatro veces al año tratamiento facial.

Si tiene acné, entonces es probable que requiera más tratamientos, pero si su piel no se está recuperando del acné, una vez al mes será más que suficiente.

Por otro lado, dentro de un spa por lo general encontrará una variedad de facial, quizá tenga dudas sobre cuál es el mejor y cuándo debería hacérselo. Es normal que se sienta confundida y considere que más de una opción le vendría bien para su piel. Por lo general, los nombres que se le dan suelen estar determinados por las diferentes líneas de cuidado de la piel.

De cualquier forma, si ha elegido mal un facial para el tipo de piel o situación que tiene en su rostro, una vez dentro, la encargada se lo hará saber y puede sugerirle un cambio. Mejor aún, antes de entrar puede pedir consejos sobre cuál es el ideal.

Puede ver que existen faciales antienvejecimiento, hidratantes, destinados para suministrar oxígeno a la dermis, para pieles maduras, con ingredientes específicos como pueden ser la vitamina C o para aplicar colágeno, entre otras cuestiones. La diferencia entre un facial que está destinado a tratar el acné, es que se le prestará atención a la extracción, mientras que los otros faciales se centrarán en aplicar las sustancias destinada a causar otras reacciones en la piel.

No dude en preguntar las diferentes opciones de faciales y tratamientos para el rostro con el que cuenta el spa, también en pedir asesoría para que el servicio que se le dé sea realmente el más eficiente para su piel.

En Zendia somos un Spa en Puebla que contamos con el respaldo de la Asociación Latinoamericana de Spa’s, damos un servicio personalizado, flexible, cercano e innovador. Nuestros productos y servicios están en constante innovación para satisfacer las necesidades específicas de nuestros clientes. Mande un mensaje al WhatsApp +52 (22) 128 5311 o hable al (222) 284 8292 para más información de nuestros servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

whats