¿Qué es la CELULITIS?

Métodos para su tratamiento

La celulitis es la acumulación localizada de grasas con cambios en la textura de los tejidos subcutáneos superficiales, caracterizada por el “acolchamiento” de la piel, que se ha denominado “piel de naranja”. Se trata pues de una serie de irregularidades que aparecen en la piel como consecuencia de que la grasa empuja hacia fuera, pero la piel es retenida por los tabiques que la sujetan dando lugar a este aspecto tan característico.

Se localiza habitualmente en los muslos (las clásicas “pistoleras”), glúteos y caderas, pero también en las rodillas, piernas, región lumbar e incluso en el cuello, produciendo el llamado “cuello de bisonte”.

¿Por qué se produce?

Fundamentalmente por causas genéticas y hormonales. Afecta, como hemos visto, a mujeres y se centra en las zonas donde éstas acumulan la mayor cantidad de grasas. También influyen otros factores, entre los cuales citaremos:

  • la mala circulación sanguínea
  • factores psicológicos como el estrés, los trastornos afectivos, conflictos familiares o laborales
  • el estilo de vida: falta de ejercicio o de sueño, una dieta desequilibrada, trastornos digestivos
  • consumo de tabaco
  • el consumo de determinados fármacos, como los anovulatorios y los corticoides.

Tratamientos estéticos o cosméticos

Se aplican en los centros de belleza y son eficaces en muchas ocasiones frente a las celulitis incipientes. Su objetivo básico es movilizar el tejido graso superficial, estimular el drenaje linfático y la circulación sanguínea.

Existen múltiples tratamientos y productos empleados para este fin, de los que simplemente mencionaremos los siguientes:

  • Masajes transdérmicos: consisten en realizar unos masajes con unos rodillos en las zonas afectadas.
  • Drenaje linfático: se emplea en caso de retención de líquidos en la zona, y consiste en ligeras presiones en redondo de la zona con carácter descendente. Sirven para eliminar la linfa acumulada.
  • Presoterapia: es un masaje mediante una especie de botas que llegan hasta la cintura y que presionan de forma gradual y ascendente la circulación venosa y linfática, mejorando su drenaje.
  • Emplastos de algas o arcillas: se colocan sobre la zona afectada. Sus minerales y oligoelementos tienen propiedades desintoxicantes. Sólo sirven en casos de celulitis muy incipientes o como complemento de otros tratamientos.
  • BEM THERAPY: tratamiento no invasivo que permite modelar el contorno corporal, drenar el exceso de líquidos corporales y regenerar la piel a través de su sistema de diatermia capacitiva, la cual consiste en la aplicación de una corriente de energía de alta frecuencia que genera un aumento en la temperatura local de los tejidos y un incremento del metabolismo de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *